INFORMATIVO ESPECIAL PARA PACIENTES CON CÁNCER

Estudios    Clínicos

 

    PUNTOS CLAVES
    • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

 Cuenta con la participación voluntaria de pacientes para evaluar la efectividad de un tratamiento nuevo.
 El paciente recibirá el mejor tratamiento disponible para su enfermedad.
 Todos los pacientes firman un acuerdo (Consentimiento Informado). Todos los pacientes pueden retirarse voluntariamente cuando quieran.
 En un estudio clínico sólo se utilizarán los tratamientos que han demostrado un beneficio terapéutico anteriormente.

 

 
¿Qué son los Estudios Clínicos?
 
¿Qué beneficios tiene para mi?
 
 

Los estudios clínicos en oncología son estudios de investigación para probar qué tan bien funcionan en las personas los tratamientos médicos nuevos. Cada estudio intenta responder preguntas especificas y trata de encontrar la forma de mejorar la salud del paciente oncológico.

Algunos estudios buscan evitar que un tumor operado vuelva. Otros estudios, que se realizan en pacientes con un cáncer en etapas más avanzadas, buscan controlar la enfermedad y evitar que ésta progrese.

Todos los estudios clínicos se realizan siguiendo normativas internacionales. De esta manera se asegura que se respete la ética profesional y la seguridad de los pacientes. La mayoría de los estudios clínicos se realizan en otros países, como estados unidos o Europa, y todos los pacientes recibirán la misma calidad de tratamiento.

En ocasiones, lo que estudia un ensayo clínico no es un fármaco innovador, sino que busca utilizar fármacos ya conocidos pero de forma diferente.

 

Los participantes tienen acceso a nuevos métodos prometedores que con frecuencia no están disponibles fuera del marco de un estudio clínico.

El tratamiento que se estudia puede ser más efectivo que el método estándar.

Los participantes reciben atención médica cuidadosa y regular de un equipo investigador que incluye a médicos y a otros profesionales médicos.

Los participantes pueden ser los primeros en beneficiarse del nuevo método en estudio.

Los resultados del estudio pueden ayudar a otras personas en el futuro.

 
 
             TENGA PRESENTE QUE:
             Está demostrado que los pacientes oncológicos que reciben su tratamiento en              hospitales que participan en estudios clínicos son los que mejores resultados              consiguen en cuanto a supervivencia y calidad de vida.
   

¿Qué tipo de Estudios Clínicos
    existen?

 
¿Cuáles son los diferentes tipos de     estudios clínicos de cáncer?
 
 
 

Estudios de Fase I:
El primer paso en la investigación de un nuevo método en humanos. En estos estudios, los investigadores determinan qué dosis se considera segura, cómo se debe administrar el nuevo fármaco (por la boca, inyectado en una vena o en un músculo), y con qué frecuencia. Participan pacientes que ya han recibido otros tratamientos y éstos no han sido exitosos.

Estudios de Fase II:
Investigan la seguridad y la efectividad de un fármaco o intervención, y evalúan cómo afecta al cuerpo humano. Los estudios en fase II generalmente se enfocan en un tipo de cáncer en particular e incluyen menos de 100 pacientes.

Estudios de Fase III:
Comparan un fármaco nuevo o una nueva intervención (o un nuevo uso de lo que se considera ya aceptado) con el tratamiento aceptado en uso. Los participantes son asignados al azar al grupo del tratamiento aceptado o al grupo del tratamiento nuevo. Esta asignación generalmente no depende del investigador.

 

Los estudios de tratamiento evalúan nuevos tratamientos, tales como un nuevo fármaco para el cáncer.

Los estudios de prevención evalúan nuevos enfoques, tales como medicinas, vitaminas, minerales u otros suplementos que los médicos creen que pueden disminuir el riesgo de padecer un cierto tipo de cáncer. Con estos estudios se investiga las mejores maneras de prevenir el cáncer en personas que nunca lo han padecido o prevenir que el cáncer vuelva a surgir en pacientes que sí lo han tenido.

Los estudios de detección evalúan las mejores maneras de detectar el cáncer, particularmente en etapas tempranas.

Los estudios de calidad de vida (también llamados estudios de atención de apoyo) exploran maneras de mejorar la comodidad y la calidad de vida de los pacientes con cáncer.